Seguidores

domingo, 2 de enero de 2011

Es curioso ver cómo ha cambiado todo. Como sus abrazos han cambiado mi mundo. No pude evitar que se colara de esa manera. Pero no lo pudo haber hecho mejor. Es curiosa, también, la manera en que consigue que sonría. Tampoco puedo evitar eso. No puedo evitar sonreír a todas horas teniéndole cerca. Es así, no hay más. Pero ya no sólo de esas sonrisas que se dibujan en los labios, sino de las que se reflejan en los ojos y te brillan. Y por mucho que haya tenido un mal día o el cielo este demasiado gris para mi gusto, consigue sacarme de nuevo esa sonrisa. También considero curioso cómo ha conseguido que me guste aún más la lluvia y su olor. Es todo demasiado curioso. Pero me gusta ...